viernes, 30 de abril de 2010

Hoy B.A. con Pipe, Fede, Fio, Ine, Nico, Juanma, Coti, Danu y Santi.

miércoles, 28 de abril de 2010

FOURTEEN

- Ay, amo los campamentos – le dije a mari mientras subíamos al ómnibus.
- Yo también, me encantan, y más este que estoy con vos solcha y con pipe…
Reímos y buscamos unos asientos en el ómnibus que iba lleno de gente. Obviamente eran todos del liceo, íbamos 4to 5to y 6to. Por lo tanto iban Lucas, Dougie y sus amigos, los de nuestra clase, etc. Con Mari encontramos un lugar y nos fuimos a sentar.
- ¡CANTO VENTANA! – grite y me quedaron todos mirando
- Bueno tranquila solcha nadie te va a robar el lugar – dijo mari riéndose
- JAJAJAJAJAJAJAJA, me tenté – dije tratando de calmarme
Cuando ya estábamos sentadas (yo contra la ventana, obvio) aparece Pipe.
- Noooooooo Felipe, a mi amiga no te la llevas – le dije amenazándolo cuando me imaginé que se quería sentar con ella.
- Lo mismo voy a decir cuando venga tu novio - dijo pipe guiñándome un ojo.
- ¿Novio dijiste?
- Si el Peter ese – dijo pipe
- No es mi novio idiota – dije enojada
- Bueno tranquila, te estoy jodiendo
- Aparte, no va a venir asi que sh
- Si boluda, viene – dijo pipe y me señalo hacia el pasillo
Ahí estaba la persona más linda del mundo con su bolso y buscando a alguien conocido, todavía no nos había visto.
- Eu, Peter – gritó pipe llamándolo y yo me hice la distraída como que miraba por la ventana…
- Chicos, acá están – dijo con esa voz que tanto amaba y extrañaba
- Si si, justo acá. Eu sentate con Solcha, y yo con Pipe – dijo la boluda de Mari mientras se paraba y se cambiaba para el asiento de atrás
- Perfecto – dijo y se acomodo a mi lado
- Hola ¿no? – le dije mirándolo
- Hola hermosa – dijo y me besó
- Ah bueno, estás con todas las pilas, chico NO novio – dije y me reí
- No sigas con ese tema – dijo sonriéndome
- Ok – le dije y me puse a mirar por la ventana, en silencio
- Linda, ¿te pasa algo? – me pregunto a los 5 minutos.
- No nada – le contesté sin ni siquiera mirarlo
Mari y Pipe iban muy divertidos en la suya atrás nuestro, mientras yo estaba muy incomoda con peter que ni me hablaba.
- Sos tan linda – dijo y me besó tímidamente
- Deja de mentir. Vos sos mas lindo, no me puedo enojar con vos – le dije y puse cara triste
Me besó y esta vez por un largo rato, no se cuando ni como pero me quede dormida y lo último que recuerdo es ese beso hermoso con el mas hermoso. Me desperté y el ya estaba despierto, me abrazaba.
- ¿Ya llegamos? – pregunté con voz de dormida
- Si, no te quise despertar – dijo besándome
- Gracias – le dije medio cortada
Me bajé del ómnibus sola apenas llegamos al campamento y Peter no entendía nada. Fui a buscar el bolso y me armé la carpa cerca de las otras chicas. Iba a dormir con Mari en la carpa asi que a los 5 minutos ya estaba mi amiga al lado ayudándome a armar la carpa. Estuvimos como una hora para armarla y mientras hablábamos.
- Solcha, ¿te puedo hacer una pregunta?
- Si obvio, decime – dije sin mirarla, estaba muy ocupada clavando el palito de la carpa en la tierra
- ¿Te pasa algo? – dijo preocupada – digo, estas MUY rara solcha
- ¡Me pasa que me está artando Peter!
- ¿EEEEEEhhhhh? ¿Posta? – pregunto con los ojos bien grandes jaja
- Si, va no se, es que me aburri de que me use para estar conmigo pero no quiera nada serio ¿entendes? Yo quiero a alguien que me quiera posta y no este conmigo cuando se le canta y que quiera algo… no te digo SERIO, pero ALGO, ¡él no quiere nada! Igual no te voy a mentir, lo amo pero no quiero darle mucha bola si sé que no da para nada más.
- Te juro que te entiendo. Y pienso lo mismo, vos te mereces a alguien que te demuestre más lo que sienta, alguien que quiera algo serio y no le importe las consecuencias de eso. Te banco solcha – me dijo y la abracé
- Gracias, sos lo mas Mari, pero tengo que ver la forma de decírselo, no es fácil para mi, es tan lindo y no lo quiero lastimar – dije triste
- Te voy a ayudar amiga, te amo – dijo sonriéndome
- Yo mas, bueno vamos a seguir con esta mierda de la carpa – dije con mala cara
Nos reímos un rato de lo inútiles que eramos.
- Bueno Mari voy a buscar a alguien que nos ayude a armar esto, ya vengo.
- Dale, ¡buena idea! – dijo y me fui hacia donde estaban los demás chicos
Empecé a buscar a algún chico que estuviera tan al pedo como para ayudarnos pero todos estaban haciendo algo.
- Eu vos, rastudo te necesito – grite y me dio vergüenza después. No era rastudo, tenia un pelo divino (castaño) y unas dos o tres rastas atras
- ¿A mi me hablas rubia? – dijo el chico con una voz de machooooo que quede de cara.
- Eh, si, perdón por lo de rastudo. Soy Sol… - dije y sentí que estaba roja como un tomate jajaja
- Jajajaja yo soy Guille, mucho gusto – dijo y me guiño un ojo – ¿Qué necesitas rubia?
- Que me ayudes a mi y a mi amiga a armar nuestra carpa… RASTI – le dije y me reí sola
- Jaja dale vamos – dijo mirándome fijo
Juro que en el camino hacia donde estaba Mari, no pude dejar de mirarlo al rasti, digo, Guille… Era soñado lo juro. Era un poco mas alto que yo, pelo larguito osea normal… con dos rastitas atrás, ojos y sonrisa de macho y la mejor voz del mundo. Por un rato me olvide del idiota de Peter y me obsesione con ese chico. Era el doble de hermoso que Peter, eso es demasiado.
- Es allá- le dije señalando a mi amiga
Sonrió
- Che, ¿sos nuevo en el cole? Nunca te vi… ¿en que clase estas?- le dije
- Si soy nuevo jaja, estoy en 5to
- Ah me parecía, que bueno, te voy a ver mas seguido entonces – le dije y reí
- Si obvio rubia
Cuando llegamos Mari estaba tirada en el piso
- ME RINDO – gritó sin ver que venia acompañada por semejante macho
Guille y yo nos reimos y Mari saltó del susto
- Ay Solcha conseguiste ayuda…
- Jaja si, se llama Guille. Guille ella es Mari
- hola – dijo él riéndose de mi amiga que estaba llena de tierra
- No te rias de mi Guille – dijo Mari con vergüenza
Nos ayudo, y en 5 minutos ya teníamos la carpa armada
- Mil gracias Rasti – le dije sonriendo
- Si mal sos un genio – dijo Mari contenta
En eso llega Pipe y la abraza de atrás a mi amiga
- Mi amor – le dijo ella besándolo
- ¡PIPE! – grito Guille al verlo
- ¡Guille! ¿Boludo que haces aca?
- Vine a ayudarla a Sol con la carpa – contestó
- Eu, ¿se conocen? – dije sin poder creer
- Si obvio, entro hace poco al equipo de rugby – dijo Pipe
- Bueno chicos nos vamos a caminar por ahí – dijo Mari guiñándome un ojo
- Bueno dale, nos vemos – grite porque ya se habían ido
- Rubia voy a ver si necesitan algo los pibes, nos vemos en un rato ¿dale? – me dijo saludándome
- Si obvio, anda Rasti, te voy a buscar después o vos venis aca, como quieras
- Me parece barbaro, un gusto conocerte – dijo guiñándome otra vez el ojo y se fue caminando
Me quede dura ahí parada, no podía hablar ni nada, no podía creer que había conocido al chico mas lindo del mundo. Igual no quería pensar eso, pobre Peter… Pero bueno, sentí por un momento que Guille era el chico perfecto.





jueves, 22 de abril de 2010


Una noche mas, que paso sin tus besos, una noche mas que paso sin tu amor. Si hasta ayer, me decias que me amabas, eras tan mio se veia en tu mirada. ¿Como haré para vivir sin tu amor?. No puedo olvidarte, mi amor, y en mi corazon yo siento un gran dolor. No puedo olvidarte, mi amor, y otra noche mas que paso sin tenerte a mi lado.

sábado, 17 de abril de 2010

thirteen

Empezó a llover, pero no me importó. No había chance de que volviera a lo de Mari o a mi casa aunque estuviera lloviendo, no me lo quería cruzar ni de casualidad. Me senté en una parada de ómnibus donde por lo menos no me mojaba tanto, aunque igual, llovía como nunca y me mojaba aunque esté sentada bajo un techito de madera. Subí los pies al banquito porque el piso también estaba re inundado y escondí mi cabeza entre las rodillas, hacia muchísimo frio. Me largue a llorar, me sentía tan sola, lo extrañaba mucho y quería estar en casa, calentita, mientras estaba por ahí perdida y sola y encima lloviendo. Pasaron 1 hora y yo seguía ahí, toda mojada, con frio, y obviamente, más sola que un perro. Había corrido y caminado tanto que me había perdido y no sabía cómo volver. De repente siento gritos como desesperados y me sobresalté, me paré y me llené los pies de agua, estaba asustada y no me importaba ni el frio ni la lluvia, ni nada. No se veía nadie, parecía no se… un desierto. Sentí claramente alguien gritando mi nombre, y pensé que estaba loca ya que sentía su voz pero no lo veía. En una lo veo venir corriendo gritando mi nombre.
- Mi amor – pensé
- SOOOOOOOOOOOL – seguía gritando, estaba empapado en agua y parecía que eso no le importaba.
No sabía si salir corriendo como una pendeja o esperarlo ahí, entonces me senté de nuevo abajo del techito que mucho no tapaba, porque te mojabas de todas formas, y cerré los ojos, no sabía lo que iba a pasar, si me iba a ver o qué pero lo sentía tan cerca que no podía dejar de verlo en mi mente, aún con los ojos cerrados.
- Sol, estas acá – era su voz. Abrí los ojos y lo miré pero no contesté.
- Estás helada – dijo mientras me abrazaba
- Si hace más de una hora que estoy acá – dije cortante rechazando su abrazo
- ¿Qué te pasa? – dijo preocupado
- NADA – grite
- Te voy a llevar a tu casa así te cambias, te vas a enfermar – me dijo levantándome y volviéndome a abrazar
- Gracias, pero prefiero que en mi casa no me vean en este estado – no tenía fuerzas para apartarme de él, entonces me quedé quieta, temblando de frio.
- Bueno perfecto, te llevo a lo de Mari.
- Ok, la verdad que no sé ni donde estamos – dije confundida
- Yo sí – dijo sonriendo
- Buenísimo – dije de mala gana
- ¿Preferís esperar a que pare la lluvia o vamos ahora? – preguntó
- Ahora, porque no creo que pare.
- Como quieras – dijo mientras salíamos
Empezamos a correr, para llegar más rápido y no mojarnos tanto, el me agarraba de la mano para que no me quedara atrás o si no me abrazaba para que no me moje tanto. Faltaba una cuadra, pero no podía ya caminar.
- Para, para, por favor. No puedo más – dije casi llorando
Me agarro la cara entre sus manos y me miró fijamente a los ojos, estaba a unos 10 centímetros de mi cara y sentía claramente su respiración como si fuese mía.
- ¿Estás bien? - dijo muy preocupado – Soy un idiota, como te voy a hacer correr así, perdóname.
- No me pidas perdón, estoy bien, cansada pero bueno. Y no sos un idiota, sos un divino porque haces esto por mí, GRACIAS – le dije sonriendo pero sin poder casi respirar.
Me dedicó una sonrisa enorme, me levantó en sus brazos y me llevó hasta la casa de Mari, como quien lleva a un bebé. Fue tan tierno. Yo lo abrazaba mientras él caminaba hasta la casa de mi amiga.
- Llegamos – dijo sonriendo cuando estábamos afuera de la casa de Mari. Pero no me bajó de sus brazos, yo seguía abrazándolo y nos miramos a los ojos por unos segundos hasta que me besó. Lenta y dulcemente mientras la lluvia seguía cayendo sobre nosotros. Estuvimos alrededor de 5 minutos besándonos bajo la lluvia hasta que empezó a caminar sin soltarme, sin separar sus labios de los míos y se sentó en un escalón que había antes de entrar a la casa de Mari, donde no había techo por lo tanto nos seguíamos mojando, pero eso era lo de menos, no me importó porque estaba besándolo, como nunca antes y bajo la lluvia, sueño de toda chica de mi edad. No quería que se terminara nunca ese beso soñado, entonces lo agarre más fuerte rodeando su cuello con mis brazos y me fui tirando hacia él hasta que quedamos los dos en el piso mojado, yo arriba de él y continuado ese beso que había comenzado hace unos 10 minutos atrás. Él me agarraba de la cara, corriéndome el pelo cuando era necesario y me besaba con tantas ganas que sentí que nunca me iba a soltar.
- Te amo – dije apenas separando mis labios 1 centímetro de los suyos.
Sonrió y me beso de nuevo, con más ganas aún y supuse que eso significaba un `Yo también´. Fue un beso tan mágico, tan real, tan largo, tan soñado que no se puede explicar con palabras, y si lo explico no es lo mismo que haberlo vivido.
- Mejor entremos y seguimos adentro – dije otra vez a 1 centímetro de sus labios y le guiñé un ojo.
- Me parece perfecto hermosa – dijo y lo besé otra vez.
Me paré y me abrazó, dejando atrás el momento y el beso más hermoso de toda mi vida.
fue el mejor 15 de todos (L) lástima que ÉL ni me habló, pero bueno, hay otras formas de divertirse o no?

viernes, 16 de abril de 2010

0 tiempo de novela y esas cosas.

recien llego. me baño+dep+me maquillo+planchita+me visto+casa fio+fiesta sofi+EL:(+bailar con pipe+joder+etc CHAU!

jueves, 15 de abril de 2010

te encuentro la cara, gracias a mis manos, me vuelvo valiente y te beso en los labios.
Mañana tengo otro 15 y él va!

miércoles, 14 de abril de 2010

se me ha perdido el corazon, si alguien lo tiene por favor, que lo devuelva!

martes, 13 de abril de 2010

me gustas casi todo, me gustas casi nada.


Liceo del orto...
Pipe y chicas, los extraño :(
jueves y viernes los veo :/

lunes, 12 de abril de 2010

He was a boy, she was a girl.
Can i make it anymore obvious?
He was a punk, she did ballet.

What more can i say?
He wanted her, she'd never tell.

Secretly she wanted him as well.

twelve

- Ay que tiernos que son – dijo una voz desde lejos.
Me separé de Peter para ver quién era. Ahí estaban Mari y Pipe, parados, cerca de nosotros, mirándonos.
- ¿Qué miran chusmas? – pregunté y se rieron los dos.
- Es que quedan tan lindos juntos- dijo mi amiga con una sonrisa
- Gracias – dijo Peter orgulloso
- Bueno chicos, ¿nos vamos? – preguntó Mari
- ¿Ya? – pregunté, pocas ganas tenia de irme, quería quedarme con él ahí, por siempre.
- Y, no se… son las 5 ya – contestó Mari
- Uh, paso volando – dije sin poder creer que ya eran las 5 de la mañana
- Y… cuando pasas bien el tiempo pasa rápido – dijo Peter con una sonrisa
- Tonto – dije y le di un beso
Nos fuimos caminando porque los 4 vivíamos cerca.
- Chicos, quédense a dormir en casa si quieren, mis padres y mi hermana no están – dijo Mari contenta
- Dale, vamos – dije riendo por la buena idea que se le había ocurrido a mi amiga
Cuando llegamos a lo de Mari, lo primero que hicimos fue comer algo, nos estábamos muriendo de hambre. Había galletitas, alfajores, torta, de todo.
- Que sueño que tengo- dije recostándome sobre el hombro de Peter.
- Si, ¿dormimos en los sillones o bajamos algunos colchones? – preguntó Mari
- No te preocupes mi amor, dormimos acá en los sillones - dijo Pipe besándola
- ¡Nosotros en este! – gritamos Peter y yo al mismo tiempo, eligiendo el sillón más grande y cómodo
- Que hijos de puta – dijo Pipe riéndose
Reímos todos y nos acomodamos en los dos sillones, obviamente en uno Pipe y Mari, y en el otro, yo y el Pela.
Cuando me desperté estaba sobre él, abrazada de su cuello y con mi cabeza apoyada en su pecho, él me abrazaba de la cintura. Era tan linda esa imagen que no me quería ni mover. Pero tuve que hacerlo porque quería ir al baño. Me traté de levantar lo más suavecito que podía porque no lo quería despertar. Me costó, pero por fin me pude parar y él ni se movió. Cuando me doy cuenta, Mari y Pipe estaban los dos en el piso, tirados, obviamente abrazados, pero no podía entender como no se daban cuenta de que estaban incómodos sobre el piso frío y duro. Por dentro me reí muchísimo y para ir al baño tenía que pasarles por arriba, y de hecho, salté por encima de los dos chicos que estaban ahí tirados en el piso. No sé cómo pero se habían caído del sillón en la noche, anda a saber que habrán hecho, pensé.
Me lavé los dientes con un cepillo mío que tenía en el baño de mi amiga para cuando me quedara a dormir, me lavé la cara y bajé a tomar algo. Cuando bajé Peter ya no estaba en el sillón.
- Uy, ¿y ahora donde se metió? – dije en voz suave
Obviamente Pipe y Mari seguían en el mismo lugar, en la misma posición, como si nada. Fui al baño de abajo a ver si mi Pela estaba ahí y no, no lo veía. Subí las escaleras y lo busqué en todos los cuartos hasta que lo encontré. Estaba en una habitación que no era ni de Mari, ni de la hermana ni de los papás, capaz que era para invitados o algo así. Estaba sentado en la cama, en silencio.
- Peter, ¿qué haces acá? – grité sin entender todavía que estaba haciendo ahí, solo.
- Ah, hola. Nada, estaba buscando el baño y estabas vos se ve porque estaba ocupado, entonces vine y me senté acá.
- Ah está bien. Ay sos tan lindo – dije acercándome y me senté a su lado. Él me miró serio y me iba a hablar pero lo interrumpí.
- Sh – dije bajito. Me recosté sobre el cabezal (creo que se dice así) de la cama, le agarré la mano y lo traje hacia mí, de manera que quedo sobre mí y lo besé, bien fuerte y lentamente. Sentí que se quería apartar, pero no lo podía soltar, va, no quería soltarlo por lo tanto lo agarré más fuerte. A pesar de que era en contra de su voluntad, fue un beso hermoso. Lo solté suavemente y lo abrasé, no sé porqué, pero me salió del alma, necesitaba un abrazo de él urgente. Lo abrasé y me largué a llorar. Todavía sigo sin entender porqué estaba yo llorando, pero como dije antes, me salió del alma.
- ¿Por qué lloras? – me preguntó preocupado sin soltarme.
- No sé, no me querías besar, siento que no me querés y yo como una pelotuda te beso, te abrazo y te molesto. Perdon enserio pero bueno – dije sin poder contener las lágrimas, no podía parar de llorar.
- No, perdóname a mí por no aclararte que por ahora no somos nada, osea no somos novios ni nada, y no te quiero lastimar sin saber si lo nuestro va a llegar a algo o no, más allá de que nos queremos – dijo con voz triste y ahora, mirándome a los ojos.
No sabía que decirle, me dieron unas ganas de matarlo, osea yo estaba segura de que eramos ALGO, digo… pasamos la noche juntos (abrazados en el mismo sillón) estuvimos juntos en la fiesta, ¿que chica en mi lugar no piensa que somos ALGO?
- Sos un tarado – le grité y me paré, decidida a irme.
- Para Sol- grito y me agarró del brazo antes de que pudiera irme de la abitación.
Me besó, apasionadamente, les juro, me agarraba fuerte la cara mientras quedábamos contra la pared, no sabía qué hacer, si seguirle el beso, si irme, si matarlo, pero obviamente él me puede entonces no hice otra cosa que apoyar suavemente mis manos sobre su espalda mientras él me seguía besando con ganas, con fuerza, no parecía él, estaba como… endemoniado. No sé si es esa la palabra justa, pero era extraño. Me dejó de besar pero seguía agarrando con fuerza mi cara, nos miramos a los ojos por unos segundos, yo llorando, él con una expresión triste.
- Perdón, este beso no quiere decir que cambie lo que te dije antes, sigo pensando lo mismo, pero necesitaba hacerlo, perdón – dijo sin soltarme.
- No parás de usarme – sacando sus manos de mi cara, con bronca.
Me fui corriendo y sentí que me seguía pero no me importó, estaba decidida a irme, no lo quería ver mas (por el momento) y salí corriendo de la casa de Mari llorando, no sabía a dónde iría pero seguramente, lejos de él.

sábado, 10 de abril de 2010

hola, si? mi nuevo cuñado se parte ok? es MI hermanito asi que no se baboseen con las fotos. solo lo comparto con mi hermana, lamentablemente. Jaja te amo JUANJO. Tiernos mis dos hermanitos en esas fotos (L) Nose porque hago esto, pero ta, mi cuñado se parte ya les conte? NO ME MATES JUAN JOSÉ todo va cariñosamente :) Guardaespaldas CUIDAcoche me debes MILES!
-
Firma: tu cuñada la mejor, tu hermanita (L)
me siento para el orto :(
Dios que noche de mierda, que se maten.

viernes, 9 de abril de 2010

Amo MI banner ok?
Hoy tengo un 15 y lo voy a ver,
despues les cuento como me fue ok?
CHAU!

jueves, 8 de abril de 2010

eleven

Fue el beso más largo de toda mi vida, o eso sentí yo.
- Te amo – susurró él mientras se separaba
- Y yo a vos Pela – dije sonriendo felizmente
No quería seguir hablando así que puse mi mano sobre su cuello, lo acerqué hacia mí y lo bese, casi sin respirar, sentí que estar con él era lo único que necesitaba o por lo menos en ese momento. Me devolvió el beso y se agarró firmemente de mi cintura, mientras yo me sostenía de su cuello. Nos separamos y me abrazó de la cintura quedando a mis espaldas. Su cara estaba apoyada entre mi cabeza y mi hombro, y me daba besos en el cachete. Miré hacia las estrellas y suspiré.
- ¿Pasa algo? – preguntó él mientras me giraba para que quedemos enfrentados
- No, solo que… parece un sueño, todavía no puedo creerlo.
- Yo menos, pero no es un sueño linda – dijo sonriendo y dándome otro beso
Definitivamente, lo amaba, y amaba estar con él.
- ¿Qué es esto? – dijo una voz conocida que hizo que nos apartáremos para mirarlo
Era Lucas, mi ex, creo que ya conté esto. Estuve con él el año pasado, era muy pero muy lindo, pero hacia bastante que me había olvidado de él, va, eso pensaba.
- ¿Qué querés Lucas? – dije enojada
- Te quiero a vos – dijo guiñándome el ojo
- Pero, ¿por qué no te matas flaco?, ¿no ves que está conmigo? – grito Peter acercándose a Lucas como para pegarle.
- ¡Basta! La cortan los dos – grite para evitar esa pelea
- Eso deciselo a tu noviecito que me quiere pegar – dijo Lucas sonriendo, con esa sonrisa perfecta que tiene, es un baba ese chico por dios.
- ¡No es mi novio, y andáte Lucky enserio! – grité.
Así le decía yo, pero hace tanto que no hablábamos que me miró raro cuando pronuncié la palabra “Lucky”.
- ¿Asi que no son novios? ¿Entonces qué significa ese “chape”? - preguntó Lucas insistente
- Nada, y andáte por favor – dije casi llorando
Se fue por suerte, no aguantaba más me sentía horrible, más todavía cuando vi que Peter me miraba triste por lo que había dicho. Soy lo peor. Me fui corriendo para adentro, a unos sillones que había poca gente y me senté. Estaba llorando, no sé bien por qué pero me sentía tan mal que no me aguanté. Cerré los ojos y seguí llorando.
- No llores – dijo la voz más tierna del mundo
Abrí los ojos que estaban llenos de lágrimas y lo miré, no lo podía ver bien porque las luces estaban apagadas, solo habían esas luces de colores típicas de las fiestas. Se sentó a mi lado y me secó las lagrimas.
- No te puedo ver así, por favor no llores linda.
Quise hablarle pero no me salieron las palabras.
- Sh, no hables si no querés - me dijo y pasó su brazo por mi espalda.
- P-perdón no sé qué me pasa. Ah y lo que le d-dije a Lucas, no es verdad – dije tartamudeando por el llanto
Me apoyé sobre su hombro y seguí llorando. Me levantó la cara suavemente y me besó. Fue un beso fuera de lo común, pero hermoso. Las lágrimas caían por mi cara mientras besaba al amor de mi vida, era algo raro, pero aunque no parezca, me hizo olvidar de todo lo malo, no me importaba la gente que estaba allí, ni Lucas, ni nadie. ¿Para qué sufrir por cualquier cosa mientras estoy viviendo el momento más feliz de mi vida? Lo abracé bien fuerte, sin querer soltarlo.

miércoles, 7 de abril de 2010

ten

Nunca me imaginé que iba a haber tanta gente en la fiesta. Estaba todo el liceo, y chicos de otros liceos, millones. Pero eso no me importaba porque iba a su lado, y ya nada más nos importaba. Peter entró a mi lado, con vergüenza ya que no conocía a nadie, y Mari y Pipe todavía no habían llegado. Estábamos solos en medio de tanta gente sin saber a dónde ir. Entonces lo agarro de la mano y empiezo a caminar hacia un patio que había, que por suerte no había nadie.
- Te traje acá porque hay demasiada gente ahí adentro, cuando vengan Pipe y Mari entramos, ¿te parece?
- Me parece perfecto – dijo con una sonrisa pícara.
Reí, estaba nerviosa, mejor dicho, incomoda de tanto silencio. Se sentó a mi lado, en un banco de esos de plaza que había en el patio del fondo, era un lugar hermoso, sin dudas era soñado. Me pasó el brazo por encima del hombro y me recosté sobre su pecho, sin exagerar hacia muchísimo frio, pero estando a su lado, casi que no lo sentía. Era tan lindo, tan perfecto, que no podía pensar en otra cosa que no fuera él.
- ¿Estás cómoda?
- Mejor no podría estar – dije riéndome suavecito.
- Buenísimo – respondió en voz baja.
No sé porqué pero últimamente, si estaba con él, el silencio ya no me incomodaba, es más me daba paz, me relajaba. Sentía su respiración tan cerca, me abrazaba con ternura y calidez. Como dije antes, sus brazos y su pecho eran el paraíso. Cerré los ojos y respiré hondo, él me dio un beso en la cabeza, era tan tierno.
- Chicos, llegamos – grito Mari y me sobresalté.
- ¿Interrumpimos algo? – dijo Pipe con la misma voz burlona de siempre
- No tarado – dije mirándolo con odio.
- ¿En qué andan? – preguntó Mari sentándose en el banco que estaba en frente al nuestro.
- Los esperábamos acá sentados, porque adentro hay mucha gente – contesté
- Si, es verdad, demasiada para mi gusto – dijo mari dándole un beso a su novio.
- Aflojen, no están solos – dijo Peter riéndose
- Sh, vos deberías hacer lo mismo con Solcha y no molestarnos – dijo Mari haciéndole una guiñada y volviendo a besar a Pipe.
- La verdad que tenés razón – dijo el Pela mirándome fijo
- Callate vos, y Mari, deja de dar malas influencias – dije sonriendo
Reímos todos y los chicos seguían en la suya, olvidándose de que nosotros existíamos.
- Vayamos a buscar algo de tomar – le dije para no seguir viendo a mis amigos besarse en frente nuestro.
Sonrió, se paro y me tomó de la mano, entramos y nos costó pero por fin llegamos a donde estaban sirviendo bebidas. Pedimos coca para los dos y después fuimos a la pista donde estaba la gente bailando.
- Bailemos porfa – le dije con cara de buenita
- Soy de madera, linda – dijo alejándose.
- Bueno yo me voy a bailar con algún chico de esos – dije mientras me dirigía hacia un grupo de chicos.
- Ni se te ocurra – grito mientras agarraba mi brazo y me daba la vuelta.
- Ah, viste, entonces bailemos – dije burlándome
Bailamos un rato, y debo admitir que lo de “soy de madera” era puro verso, bailaba hermoso, tenia gracia y ritmo. Era perfecto, sin dudas. Cuando me cansé salimos al jardín y no había nadie, Pipe y Mari estaban en el otro patio y los demás chicos estaban bailando o sentados adentro.
- Al fin solos – dijo con una sonrisa compradora
Reí nerviosa. No me dio el tiempo de pensar, en seguida sentí sus suaves labios sobre los mios, era un sueño. Me besaba lenta y dulcemente. Me sentía volando, no sé porqué pero era tan hermoso. Su mano izquierda sostenía mi cara mientras su mano derecha acariciaba mi pelo. Yo me sostenía de su cuello. Estaba viviendo el momento mas lindo de toda mi vida, no podía bajar a tierra, estaba flotando, en las nubes… Lo amaba, eso es lo único que podía asegurar.

martes, 6 de abril de 2010

nine

Eran las 8. Ya estaba vestida, me puse un vestido que me había comprado hace unos días. Era hermoso, era perfecto para la ocasión. Me maquillé, me pase la planchita, me arregle un poco y ya eran las 9. Estaba más que pronta. Ansiosa de que me venga a buscar Peter, con el celular al lado por si me llamaba, estaba muy nerviosa. Prendí la compu, no había nadie conectado, la apagué. Me senté en la cama, me aburría demasiado, entonces decidí llamar a mi amiga Mari, a ver en que andaba…
- Solcha – dijo casi gritando mi amiga cuando reconoció mi voz en el teléfono.
- Mari, ¿estás lista?
- Casi, me faltan un par de cosas, ¿y vos? – preguntó
- Yo sí, hace rato. Ahora no sabía qué hacer y te llamé, falta como media hora para que venga el Pela, me aburro – dije con vos triste.
- Bueno, eso te pasa por ser tan ansiosa y apurada, desde las 6 que estas preparándote. Relajate Solcha – gritó Mari.
- Tenes razón. Bueno, nos vemos en un ratito, suerte diosa - le dije mientras colgaba el teléfono.
La verdad que sí, estaba muy estresada. Tenía que calmarme. Entonces me suena el celular, salté de la cama y corrí al escritorio. Levanto el cel, y se me paró el corazón. Decía: PELA Llamando. Que emoción, me estaba llamando.
- Hola – dije como si no supiera que era él.
- Sol, soy yo Peter, ¿qué hacías?
- Nada, peinándome un poco – mentí, hace siglos me había peinado.
- Ah está bien, bueno, en 15 salgo para ahí, esperáme linda – dijo con una voz tan dulce.
- Dale te espero, besitos – dije y colgué.
Ay por Dios, que voz de MACHO que tenía por teléfono, confieso que fue lo mejor hablar con él por teléfono, aunque hayan sido solo 5 minutos, no se imaginan cuanto lo amo. Suena el timbre.
- Yo abroooooooooooooooo – GRITE.
- ¿Quién es?- preguntó mi hermana con cara rara.
- Un amigo que me lleva a la fiesta que te conté. Chau Emi nos vemos – le dije mientras corría a la puerta.
Abrí la puerta, estaba él. No existen palabras para describir lo hermoso que estaba. Quede callada, no me salían palabras. Él parece que tampoco, me miró a los ojos, sin decir una palabra. Finalmente habló.
- Wow, estás muy linda – me dijo con una sonrisa enorme.
- Vos también, te queda perfecta esa camisa – le dije y los dos reímos.
- Mejor vayamos afuera porque está la chusma de mi hermana – dije con cara de odio
Asintió con la cabeza, me agarró de la mano y me llevó hacia la calle. Íbamos a ir caminando, quedaba a dos cuadras la casa del chico de la fiesta. Hacía mucho frio, no llevé abrigo de lo boluda que soy y estaba casi temblando.
- ¿Tenés frio? – me preguntó abrazándome.
- Si, mucho – dije recostando mi cabeza en su hombro mientras caminábamos.
- Tomá – dijo separándose de mí y ofreciéndome su buzo.
- Gracias, pero cuando lo necesites, pedilo – le dije poniéndome su buzo que tenía el mejor perfume del mundo. Nose si era porque era suyo, pero estaba tan calentito.
- Me quedaría acá, abrazándote, toda mi vida – me dijo suspirando
- Yo igual – dije mientras apartaba mi cabeza de su pecho, tan cálido y con ese perfume hermoso, como él.
Nos miramos a los ojos por un momento bastante largo. El cielo estaba muy estrellado y la luna estaba llena, hermosa noche, en todo sentido. Sonrió y me volvió a abrazar para que no tenga frio, faltaba poco para llegar, lamentablemente.

domingo, 4 de abril de 2010

eight

- ¡Al fin sábado, al fin fiesta, al fin pela, al fin! – grite con voz de dormida apenas me desperté.
Las chicas me miraron con odio y me pegaron con la almohada para que me calle porque querían dormir.
- Uh son unas aburridas chicas, osea es sábado… ustedes porque no tienen a alguien como el pela, porque si ustedes fueran yo… obvio que se levantarían a esta hora un sábado con esta cara de felicidad. Igual las entiendo, pobre de ustedes…
- CALLATEEEEE Solcha, dejanos dormir – dijo Mari enojada
Las dejé dormir, porque estaban insoportables. Yo obviamente me quedé despierta (desde las 9 de la mañana hasta que las chicas se despertaron, a las 12) pensando en él, estaba muy pero muy ansiosa y nerviosa por la fiesta de esta noche. Ya que estábamos solas en la casa de Mari, les prepare el desayuno, acomodé todo porque estaba re desordenado de la noche anterior y le busqué ropa a Mari para esta noche, obvio que ella iba a usar lo que quisiera, pero ya que estaba aburrida le elegí algunas cosas. Cuando ya habíamos desayunado, nos cambiamos y todo eso, salimos a caminar un rato Mari y yo, las otras chicas se fueron a sus casas. En nuestro barrio viven todos los chicos del liceo, los más lindos del liceo. No sé porqué esa tarde de sábado estaban todos afuera. Primero pasamos por una calle donde estaban todos los de 5to que se parten andando en skate, tomando mate y hablando.
- ¿Eu chicas no nos van a saludar? – pregunto Lucas cuando pasamos por ahí.
- Ah perdón, ¿hola como andan? – dije mientras nos acercábamos a saludarlos uno por uno.
- ¿Qué hacen por aca solas? Digo, Mari vos tenes novio… - dijo uno de ellos
- Jaja si, pero no estamos todo el día juntos – dijo mi amiga riéndose de la pregunta boluda que le habían hecho
- ¿Se quieren quedar un rato aca?
- Eh gracias pero vamos a pasar a buscar a unas amigas, perdonen – mentí porque sinceramente no tenía muchas ganas de quedarme y supuse que Mari tampoco.
- Ah bueno como quieran chicas – dijo Lucas con una sonrisa. Es hermoso ese chico, el año pasado me encantaba, lo amaba y de hecho, el año pasado estaba con él, pero bueno es una larga historia…
Seguimos caminando hasta que nos encontramos con los chicos de 6to de liceo.
- Nooo Solcha vamosnos, esta Dougie, no me lo quiero cruzar – dijo Mari nerviosa
- Pero boba no te va a hacer nada.
- Por favor vamosnos – repitió impaciente
- Bueno como quieras – le dije de mala gana
Nos dimos la vuelta y los chicos se dieron cuenta.
- Eh no se vayan, miren que no mordemos – gritó un chico, mas precisamente, era Dougie, el ex de Mari con sus amigos.
Los miramos como si no los hubiéramos visto antes, quedamos tan obvias…
- Hola ¿que hacen? – dije nerviosa por mi amiga
- Estabamos aca, aburridos… pero ahora que llegan ustedes ni ahí – dijo Dougie sin sacarle los ojos de ensima a mi amiga
- Bueno igual ya nos vamos – dijo Mari con bronca
- No te vayas linda – le dijo su ex
Dougie se acerca a ella a hablarle y se quedaron ahí hablando, mientras yo hablaba con los otros chicos. Me preguntaron si iba a la fiesta y les dije que si, que venia con un amigo y me dijeron que no había problema. En eso miro a Mari y justo Dougie intentaba besarla.
- ¿Qué haces idiotaaaaaa no ves que ya fue? – grito Mari y le pegó
- Uh para, tampoco para tanto – dijo Dougie con cara de dolor
- Sabes que tengo novio, no me jodas Douglas – mi amiga estaba enojada, muy.
- Perdón, es que te amo – dijo con cara triste
Mari lo miró con lástima, es que lo quería bastante, y se dio cuenta que Dougie hablaba en serio. Pero igual tenia novio, y lo amaba.
- Perdoname vos, te entiendo. Bueno Solcha ¿vamos? – me miro y dije que si con la cara.
- Chau chicos, nos vemos hoy denoche – dije mientras nos íbamos caminando.
Fue una situación media incomoda la de hace un rato, y preferí ni hablar sobre eso con Mari en el camino a casa, fuimos en silencio o cantando hasta que llegamos a su casa. Me despedí y caminé 2 cuadras más hasta llegar a mi casa. No podía creer, eran las 6 de la tarde, Peter me iba a pasar a buscar a las 10, y no estaba pronta. 4 horas es poco para una chica de mi edad, entiéndanme.