jueves, 8 de abril de 2010

eleven

Fue el beso más largo de toda mi vida, o eso sentí yo.
- Te amo – susurró él mientras se separaba
- Y yo a vos Pela – dije sonriendo felizmente
No quería seguir hablando así que puse mi mano sobre su cuello, lo acerqué hacia mí y lo bese, casi sin respirar, sentí que estar con él era lo único que necesitaba o por lo menos en ese momento. Me devolvió el beso y se agarró firmemente de mi cintura, mientras yo me sostenía de su cuello. Nos separamos y me abrazó de la cintura quedando a mis espaldas. Su cara estaba apoyada entre mi cabeza y mi hombro, y me daba besos en el cachete. Miré hacia las estrellas y suspiré.
- ¿Pasa algo? – preguntó él mientras me giraba para que quedemos enfrentados
- No, solo que… parece un sueño, todavía no puedo creerlo.
- Yo menos, pero no es un sueño linda – dijo sonriendo y dándome otro beso
Definitivamente, lo amaba, y amaba estar con él.
- ¿Qué es esto? – dijo una voz conocida que hizo que nos apartáremos para mirarlo
Era Lucas, mi ex, creo que ya conté esto. Estuve con él el año pasado, era muy pero muy lindo, pero hacia bastante que me había olvidado de él, va, eso pensaba.
- ¿Qué querés Lucas? – dije enojada
- Te quiero a vos – dijo guiñándome el ojo
- Pero, ¿por qué no te matas flaco?, ¿no ves que está conmigo? – grito Peter acercándose a Lucas como para pegarle.
- ¡Basta! La cortan los dos – grite para evitar esa pelea
- Eso deciselo a tu noviecito que me quiere pegar – dijo Lucas sonriendo, con esa sonrisa perfecta que tiene, es un baba ese chico por dios.
- ¡No es mi novio, y andáte Lucky enserio! – grité.
Así le decía yo, pero hace tanto que no hablábamos que me miró raro cuando pronuncié la palabra “Lucky”.
- ¿Asi que no son novios? ¿Entonces qué significa ese “chape”? - preguntó Lucas insistente
- Nada, y andáte por favor – dije casi llorando
Se fue por suerte, no aguantaba más me sentía horrible, más todavía cuando vi que Peter me miraba triste por lo que había dicho. Soy lo peor. Me fui corriendo para adentro, a unos sillones que había poca gente y me senté. Estaba llorando, no sé bien por qué pero me sentía tan mal que no me aguanté. Cerré los ojos y seguí llorando.
- No llores – dijo la voz más tierna del mundo
Abrí los ojos que estaban llenos de lágrimas y lo miré, no lo podía ver bien porque las luces estaban apagadas, solo habían esas luces de colores típicas de las fiestas. Se sentó a mi lado y me secó las lagrimas.
- No te puedo ver así, por favor no llores linda.
Quise hablarle pero no me salieron las palabras.
- Sh, no hables si no querés - me dijo y pasó su brazo por mi espalda.
- P-perdón no sé qué me pasa. Ah y lo que le d-dije a Lucas, no es verdad – dije tartamudeando por el llanto
Me apoyé sobre su hombro y seguí llorando. Me levantó la cara suavemente y me besó. Fue un beso fuera de lo común, pero hermoso. Las lágrimas caían por mi cara mientras besaba al amor de mi vida, era algo raro, pero aunque no parezca, me hizo olvidar de todo lo malo, no me importaba la gente que estaba allí, ni Lucas, ni nadie. ¿Para qué sufrir por cualquier cosa mientras estoy viviendo el momento más feliz de mi vida? Lo abracé bien fuerte, sin querer soltarlo.

1 comentario:

  1. Oi que tierna que es esa novela por dios. sol te necesito YA, conectate porfavor

    ResponderEliminar

ESCRIBI ALGO BOBO/A ;)